endodoncia

ENDODONCIA

null

El interior de cada uno de nuestros dientes, al igual que ocurre en cada órgano de nuestro cuerpo, está intervado y vascularizado. Cuando éste paquete vasculonervioso se afecta por caries, por un traumatismo o por bacterias procedentes de los tejidos periodontales, suele generar un cuadro sintomático agudo.

El tratamiento de conductos, conocido como endodoncia, consiste en la eliminación del tejido pulpar que enerva y vasculariza el diente con el fin de dejar el /los conducto/s limpios para su posterior obturación, así podremos conservarlo en boca y evitar su extracción, preservando así el hueso que lo rodea, la encía y por extensión, la funcionalidad y la sonrisa natural del paciente.

Nuestra premisa es mantener el diente en boca. Ser lo más conservador posible implica evitar la extracción siempre que no sea absolutamente necesario.

El tratamiento temprano de cualquier tipo de lesión dental reducirá la necesidad de extraerlo y aumentará las probabilidades de éxito en cuanto a la curación de la lesión.